El Feng Shui y el otoño

Mis pies pisan

un manto amarillo

ya es otoño

Haiku by Cari

Ya está aquí el otoño, aunque parece que no llega nunca, para recogernos en el calor de nuestro hogar, y para los que tenéis chimenea disfrutad de ese olor característico de la leña al arder.  Según la cultura occidental estamos en el Veranillo de San Miguel 15 días antes y 15 días del 29 de septiembre. Para los ciclos del Feng Shui es una estación de transición de energía tierra, momento de reflexión, planificación y reorganización. A partir del veranillo de San Miguel comienza la estación otoñal de energía metal, que es más fría, rígida, simplificada y concentrada.

El otoño es tiempo de sintetizar, también en vuestro hogar. Qué nos recomienda el Feng Shui en otoño, que limpiemos, que movamos, que ordenemos, que sinteticemos, que recojamos y que desechemos.

Una gran limpieza general es primordial para mover la energía de la casa en otoño y activar nuevas energías. Retirar el polvo de esa estantería alta que nos da pereza hacerlo en otro momento.  Yo siempre que limpio a fondo mi casa algo nuevo me viene, siempre buenas noticias, algo que tenía parado se activa.

Mover el mobiliario por lo menos 40 cm de su posición habitual. De esta manera movemos la energía Chi estancada en esos rincones a los que nunca accedemos. Y movemos los proyectos y objetivos que teníamos pendientes del año pasado, si queremos activarlos es el momento, si queremos cerrarlos es el momento.

 

Las cosas en movimiento están activas, mueve de posición varios objetos que siempre tienes en el mismo sitio, cambiará la perspectiva de tu decoración y de tu vida, todo lo que vemos impresionas a los sentidos, al cambiar el entorno cambia nuestra forma de verlo y activa la circunstancia. El Feng Shui de las Formas se basa en todo lo que a simple vista estimula los sentidos.

Sintetiza tu hogar y tu vida, vacía para llenar, vacía para llenarte, vacía para dejar entrar lo que realmente quieres, necesitas y deseas, vacía para colmarte de gozo, al vaciar tu hogar empezaras a llenarte. Busca en tu casa los objetos que no uses, la ropa que no te pones, los regalos que no necesitabas, los libros que ya leíste y regálalo, dónalo, deséchalo y sácalo para dejar espacio vacío para llenarte de felicidad.

Orden, Orden y más Orden, cuando limpias, mueves, desechas, vacías y sintetizas solo te queda ordenar, te queda espacio para lo que realmente quieres en tu casa y en tu vida. Encuentra un hueco para lo que quieres y ponlo en su lugar. Todo en su sitio y un lugar para cada cosa. Veras que el espacio queda más aireado, más amplio, con mejor energía, ahora solo tienes saber de qué quieres llenarte.  Busca una libreta y escribir lo que quieres para la nueva etapa, no escribas lo que no quieres, escribe y visualiza lo que realmente quieres y enfócalo. Los potenciadores de Feng Shui pueden ayudarte en este sentido.

Mi recomendación especial para tu espacio.

Elige algo especial, algo que te encante ver todos los días, algo que desees, algo que esté relacionado con tu objetivo de vida y colócalo en la entrada de tu casa, justo en la visión de la apertura de la puerta principal. Ubícalo a 45 grados de la apertura de puerta, desde el eje de giro de tu puerta principal, abres la puerta aproximadamente 45º trazas una visual desde esa apertura y la primera pared que veas o el rincón al que llega esa visual, en esa zona, coloca ese algo especial que deseas en tu vida.

 

Recuerda:

“El Feng Shui es la ciencia que estudia la influencia que tienen los espacios en el ser humano”

Cari Soriano.

Diseñado por Nubemedia